MDLVenezuela.org

Derechos Humanos en Venezuela

Visión y postura:

• Derechos Humanos sin sesgos ni discriminaciones políticas son la Bandera de los demócrata liberales en Venezuela y el mundo;

• Derechos Humanos son requisitos indispensables para el desarrollo y la estabilidad;

• Los Derechos Humanos son efectivamente garantizados si existe y funciona un Estado de Derecho Liberal;

• Una Gobernabilidad Democrática, donde exista y funcione eficientemente un Estado de Derecho Liberal, es indispensable para las libertades y derechos civiles.

Máxima de la Justicia Liberal:

“Equidad es, no privilegiar a unos perjudicando a otros”

Los demócrata liberales de Venezuela, representados y agrupados en El Movimiento Demácrata Liberal, reunidos en su I Congreso realizado en el Junquito, Estado Vargas, del 10-12 de diciembre de 2003, proclamaron que:

En calidad de hombres y mujeres nacidos libres, unidos y de igual valor, sin consideraciones de raza, color, sexo, orientación sexual, idioma, religión, ideología política o de otra naturaleza, origen nacional o social, títulos de propiedad, nacimiento u otra condición;

Considerando que el respeto por la dignidad humana, los derechos humanos y las libertades fundamentales se remonta a los orígenes del Liberalismo, las más antiguas y diferentes tradiciones históricas, culturales y religiosas occidentales;[1]

Considerando que el trabajo en favor de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales fue el origen, es y seguirá siendo la esencia del Liberalismo;

Exhortamos, por lo tanto, a todos los hombres y mujeres de todo el país para que unan esfuerzos en la lucha por la restauración del Estado de Derecho, extensión y protección de los Derechos Humanos y libertades fundamentales a escala nacional y supranacional.

Percibimos la Justicia Liberal como las garantías de los Derechos Individuales al bienestar propio dentro de una sociedad de individuos articulados a través del mercado, y en contra de privilegios o abusos del poder del Estado, más que en resultados de igualdad social o económica.

La posición liberal pasada y presente

Recordamos que el Liberalismo nació como un movimiento libertario dirigido contra el absolutismo real, la falta de libertad espiritual, los privilegios aristocráticos y las reglamentaciones económicas, con el fin de proteger al individuo contra cualquier concentración y abuso de poder, de garantizar su derecho a controlar el poder y participar en el gobierno, propugnando:

• La libertad personal, garantizada por la independencia de la administración de la ley y la justicia,

• La libertad de culto y la libertad de conciencia, la libertad de expresión y de la Prensa,

• La libertad de asociarse o de no asociarse;[2]

Recordamos que los demócrata liberales estaremos siempre convencidos de que esos derechos y condiciones pueden lograrse únicamente con la existencia de un legítimo, auténtico, eficiente y sólido Estado de Derecho.

Enfatizamos la importancia universal de la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, así como por los dos Convenios Internacionales sobre Derechos Civiles y Políticos, respectivamente, sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966 y, como consecuencia, la creación del Comité de Derechos Humanos;[3]

Lamentamos no obstante, que los instrumentos e instituciones públicas así como Ong’s internacionales encargadas de proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales son cada vez mas ilegitimas ya que discriminan a través de sesgos ideológicos y/o políticos, con fines ventajistas a favor de gobiernos o partidos políticos y en contra de otros; desvirtuando principios básicos de igualdad, para la acción firme concreta, determinante en la defensa de los DDHH;

Reconocemos que el desarrollo tecnológico está ofreciendo a la humanidad instrumentos necesarios y útiles para crear una vida mejor y más digna, pero también nuevas oportunidades para amenazar y violar los derechos humanos y las libertades fundamentales, y la peor en estos tiempos, la avanzada terrorista;

Declaramos imperiosamente la restauración del Estado de Derecho en nuestra nación así como la refundación institucional del país en favor de la creación, extensión y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales;

Declaramos, en una primera instancia, que la lucha a favor de los derechos humanos debe ser no violenta. Sin embargo, la violencia siempre amenazará la esencia de los derechos humanos y, por consiguiente, la permanencia de la sociedad democrática cuando se la coloca bajo una severa presión.

Reconocemos sin embargo, el derecho de las democracias a la defensa armada de su soberanía nacional así como el derecho a la liberación armada contra la opresión y la privación de las libertades y los derechos humanos cuando los medios legales, constitucionales, electorales y pacíficos se hayan agotado siempre y cuando estos actos no constituyan por sí mismos una violación de los derechos humanos.

Nosotros, demócrata liberales acogemos con beneplácito que la protección y el desarrollo de los derechos humanos parecen haber sido reconocidos universalmente tanto por la codificación y el desarrollo continuo de los derechos humanos en los foros internacionales, por ejemplo, en las Naciones Unidas, y la referencia reiterada a los derechos humanos en las constituciones nacionales, aunque todavía son demasiados los gobiernos que en la realidad se niegan a cumplir con sus obligaciones, por lo que apelamos enérgicamente a la instauración de sólidos, independientes, libres, legítimos y organizados estados de derechos así como de mecanismos para asegurar el cumplimiento de las leyes mas que la promulgación de mas instrumentos legales y acuerdos internacionales;[4]

Acogemos la lucha popular legítima y auténtica, no manipulada ni parcializada, en favor de los derechos humanos de acuerdo con los instrumentos internacionales mencionados anteriormente.

Nos inclinamos por el respeto al principio de soberanía nacional, Territorialidad de las leyes y a favor de las normas del debido proceso donde los juicios por violaciones a los Derechos Humanos sean llevados a cabo en los países en donde se hayan cometidos los delitos, ya que se debe tomar en cuenta el contexto histórico, cultural, político, económico y social en los cuales se sucedieron los hechos; de evidenciarse la inexistencia de un Estado de Derecho o de su ineficiencia, los procesos podrían ser asistidos por observadores legales internacionales, solo así se asegurarán las condiciones y las sanciones proporcionales a los daños y perjuicios ocasionados a personas o a bienes;

Nos preocupa enormemente los planes internacionales e imperialistas del neo socialismo real, que amenaza la libertad en nuestra región, por lo que debemos estar alertas ante la creación de ejes que propicien la instauración de regímenes autoritarios revolucionarios radicales o dictaduras de izquierda, reeditando intentos y experiencias similares en el pasado.

Nosotros, Demócrata Liberales:

Estamos preocupados por el número creciente de personas perseguidas, detenidas sin causa legal, arrestadas ilegalmente, desaparecidas, torturadas, ejecutadas y forzadas al destierro por la inexistencia de Estado de Derecho y el dirigismo hacia un estado de ingobernabilidad del régimen de izquierda radical de Chávez con el propósito de instaurar un nuevo orden: Socialista.

Nos sumamos a las opiniones que afirman de que "el terrorismo existe porque se permite que exista" y por ello condenamos todas las formas y actos de terrorismo. Solicitamos a este y todos los siguientes gobiernos que deben tomar medidas determinantes en contra de esta lacra social, y que lo hagan con un grado de aplomo y fuerza que logre controlar o aplacar este mal que acecha la existencia misma de la humanidad;

Rechazamos todo tipo de movimientos de fachada que se envisten de: pacifistas, ecologista, anti global, DDHH, entre otros, que buscan desacreditar las acciones de fuerza con las que se debe actuar en contra del terrorismo, sus actores y de todo tipo de régimen que atente contra los DDHH y las libertades fundamentales.

Nosotros, demócrata liberales:

Mantenemos que la falta de un desarrollo socio-económico en nuestro país se debe a la negación de los derechos humanos fundamentales y las libertades tanto políticas como económicas. En una sociedad donde a los hombres y a las mujeres se les garantiza la libertad, seguridad personal y material, las libertades económicas, el derecho sacrosanto a la propiedad privada y el ejercicio de los derechos humanos, es también donde están más estimulados para desarrollar su iniciativa, esfuerzos y responsabilidades en favor de ellos mismos, de su sociedad y de las generaciones futuras. Los derechos humanos son condición para el desarrollo económico, social y para la estabilidad política en nuestra nación;

Nosotros, demócrata liberales:

Proclamamos que el futuro del Liberalismo depende primero de su habilidad para dirigir la batalla en favor de los derechos humanos y de las libertades fundamentales;

Alertamos a todos los demócrata liberales para que emprendan y participen en campañas para desenmascarar a grupos, organismos de fachadas y minorías manipuladas inescrupulosamente que usan el sensible tema de los derechos humanos a favor de parcialidades, corrientes, tendencias y ventajismos políticos justamente contrarias a la defensa de los derechos humanos y de la libertad;

Solicitamos a todos los demócrata liberales que apoyen y se solidaricen con las víctimas que están trabajando en condiciones políticas difíciles y necesitan apoyo moral, político y práctico;

Esperamos que todos los demócrata liberales instarán a sus gobiernos para que fomenten las iniciativas multilaterales, con el fin de legitimar las organizaciones e instrumentos internacionales existentes sobre derechos humanos incluida la introducción del capitulo "Estados de Derecho" para garantizar la aplicación de sanciones contra las graves y constantes violaciones en los países donde se hayan cometido los delitos sin involucrar a terceros;

Finalmente, nosotros demócrata liberales llevaremos a cabo las siguientes acciones: Se creará un grupo de trabajo Adhoc para vigilar los derechos humanos y colaborar con la Coordinadora Democrática para recuperar las libertades fundamentales y, más específicamente, con las siguientes funciones:

Vigilar la legislación sobre la materia;

Formar sobre la materia de Derechos Humanos hacia una real y nueva visión, mas autentica y sin hipocresías;

Alentar a los Demócratas Liberales en Venezuela promoviendo este manifiesto, para que tomen medidas en el ámbito nacional e internacional y conozcan las manipulaciones así como las deliberadas distorsiones que sobre este sensible tema llevan a cabo personas y organizaciones con espectaculares apoyos económicos y políticos;

Recoger y distribuir información sobre las actividades liberales en el área de los derechos humanos, en otros países y regiones del mundo;

Promover y apoyar campañas destinadas a defender casos específicos, donde participen activamente los demócrata liberales;

Proponer a la mayor cantidad de ciudadanos posibles la adhesión a este manifiesto

[1] Manifiesto Liberal aprobado por el XLVIII Congreso de la Internacional Liberal celebrado en Oxford, del 27 al 30 de noviembre de 1997.
[2] idem 1
[3] idem 2
[4] Manifiesto Liberal aprobado por el XLVIII Congreso de la Internacional Liberal celebrado en Oxford, del 27 al 30 de noviembre de 1997.